lunes, 14 de noviembre de 2016

Dublín: la capital vikinga


Visitar Dublín

 Dublín capital de cultura y capital de cerveza


Dublín es la capital de Irlanda.
Esta moderna ciudad, fundada por vikingos en el siglo IX, es la capital del país desde la Edad Media.
En sus calles Dublín nos brinda la perfecta combinación entre las más grandiosas tradiciones gaélicas y los avances de la globalización. 
Puentes de Dublín
Su clima marítimo ofrece inviernos suaves y veranos muy frescos, como la mayoría de ciudades de esta región del oeste europeo.
Dublín a lo largo de la historia, ha representado el centro histórico, político, económico y cultural de Irlanda. 
En los últimos años se ha convertido en uno de los destinos favoritos para turistas de todo el mundo. 
Aunque no destaque por poseer grandes monumentos o históricos museos, Dublín nos ofrece un agitado paisaje urbano y las más grandiosas áreas verdes a sus alrededores para disfrutar de una apacible estadía. 
Al recorrer el centro urbano de Dublín, encontraremos variados sitios de interés; como la sede de la Trinity College, la universidad más prestigiosa de Irlanda. 
Curiosos edificios de Dublín
El Almacén de Guinness o ‘GuinnessStorehouse’, recibe también a cientos de turista cada año; con sus visitas guiadas muestra a sus visitantes el proceso de fermentación de esta famosa cerveza, símbolo de Irlanda en todo el mundo. 
La Antigua Destilería de Jameson, el Castillo de Dublín, la CustomHouse y el Ayuntamiento; son otros de los sitios por visitar en el recorrido por la magnífica  Dublín. 
A los alrededores de la ciudad, podremos encontrar suntuosas áreas verdes que nos invitan al relax y a compartir al aire libre. 
El Phoenix Park, con más de 700 hectáreas de extensión, es el parque urbano más grande de Europa. El Parque de MerrionSquare, el Jardín Botánico Nacional y el Jardín del Recuerdo, son otras de las opciones perfectas para un día de campo, caminar y pasar un día lejos del estrés de la ciudad.  
Vida nocturna de Dublín
Dublín nos muestra una efervescente escena nocturna, con una amplia variedad de opciones para elegir. 
Con un recorrido por el Temple Bar, su barrio más vistoso y antiguo; podremos descubrir interesantes y adoquinadas callejuelas, con un sinfín de bares y tabernas típicas irlandesas, donde podremos probar su famosa cerveza.
Por su agradable clima  a lo largo de todo el año, su modernidad y su cercanía con la naturaleza; Dublín sigue siendo la una gran opción para viajar al oeste de Europa.

jueves, 6 de octubre de 2016

Diario de mis vacaciones en el Algarve, diario de mi viaje a Albufeira

El Algarve a golpe de corcho

De vacaciones a Portugal: El Algarve


Por todos es conocido de nuestra afición por el país vecino : Portugal.
Pese a unos inicios en los que era muy reacio a viajar a un país que no conocía, lo cierto es que me he ido aficionando a visitarlo y, hoy por hoy, constituye uno de mis principales destinos turísticos.
El azulejo como cultura en Portugal
Lo bueno de Portugal es que tiene de todo: hay montaña, hay costa, una gastronomía espectácular, un norte verde, un sur cálido y la amabilidad y lo agradable de sus gentes, mas pronunciado cuanto menos turístico sea el lugar que se visita.
Su cultura y su patrimonio artístico son también envidiables, así como la seguridad general del país, que es muy similar a la que vivimos en España actualmente.
Con todo lo que está pasando a día de hoy por el mundo a todos los niveles, visitar Portugal y hacer turismo en este país es una experiencia irrepetible y muy recomendable.


Y nos fuimos al sur de Portugal... y nos fuimos a Albufeira

Albufeira el destino preferido de los británicos

Aunque ya corría septiembre y el verano pegaba sus últimos coletazos, para alguien que no había tenido vacaciones de verano, y aunque no somos muy aficionados a la playa, nos apetecía ir a un destino con mar y calor.
Esto nos lo garantizaba el sur de Portugal... y entre los varios destinos que pudimos escoger y teniendo en cuenta los precios que en septiembre todavía eran altos, nos decidimos por Albufeira.

¿Como llegar a Albufeira?


Pues desde el norte de España donde nos encontrábamos teníamos dos opciones:
   1.- Entrar en Portugal por la frontera gallega de Tui y bajar por las autopistas portuguesas. (730-750 kilómetros)
   2.- Viajar hasta Zamora y coger la Vía de la Plata hasta Sevilla y entrar en Portugal por la frontera de Huelva (1200-1300 kilómetros).
La primera opción es más corta pero se realiza toda ella por autopistas de peaje que entre unas cosas y otras supone algo menos de 100 euros en peajes.(por sentido)
La segunda de las opciones es mucho más larga y por autovías sin peaje hasta la entrada al Algarve donde están implantados los peajes de autovías.(De pequeño importe).
Nos decantamos por la primera opción y realmente nos alegramos de esto. porque en seis horas y poco estábamos en el hotel que habíamos elegido.
Una nota y algo que me pregunta mucha gente...
Con el ViaT de autopistas español sirve para recorrer todo Portugal tanto para autopistas (zona verde de adherentes donde no pita pero funciona) como por las autovías(donde pita en cada portico de peaje).

La elección de hotel en Albufeira


Albufeira Sol y Spa, entrada al Hotel
Entre la multitud de hoteles que existen en Albufeira (que realmente no son tantos por la elevada ocupación que existen en esta localidad en septiembre) y los elevados precios (recordemos que está medio Reino Unido veraneando en el Algarve), nos decantamos por un hotel denominado Albufeira Sol y Spa Hotel.
Se trata de un hotel de cuatro **** y que dispone de la modalidad "todo incluído".
Los precios por noche rondaron los 180 euros y que, aunque son elevados para ser mediados de septiembre, nos ofrecían el plus del todo incluido y no subían demasiado los precios de otros hoteles de la zona.

Albufeira Sol y Spa Hotel, ventajas y desventajas


Entre las ventajas del hotel escogido, nos encontramos que alrededor del hotel existe un par de calles (una sin salida con acceso al hotel) donde se puede aparcar sin mucho rebuscar y de manera bastante cómoda. (Seguro que si vas en agosto esto no sucede, pero en septiembre esto si nos fue cómodo).
Existe Wifi en todo el hotel con bastante buena cobertura, aunque supongo que dependerá de las zonas dado que el hotel es muy grande.
Las instalaciones son acogedoras, con unas habitaciones grandes, algunas tipo aparthotel con cocina, sala y terraza. 
Como llevábamos un niño, nos fue muy útil la zona de cocina para la preparación de papillas y
Piscina del Hotel Albufeira Sol y Spa
demás.
En el hotel te proporcionan cunas sin cargo a petición.
La zonas de comedor y de piscinas son amplias y suficientes (para septiembre, lo dudo mucho en agosto) y la zona de bar es totalmente insuficiente dado que al caer la noche y al salir de la cena es casi imposible coger sitio en la zona de bar donde se realizan las actuaciones de animación diarias.
El todo incluído está muy bien en el apartado comidas y es nefasto en el de bebidas.
Los vinos son de máquina... si has oido bien... una máquina sirve vino tinto, blanco, rosado y sangría.
Los cocktails que se incluyen en el todo incluído del hotel Albufeira Sol y Spa se limitan a cuatro: Mojito, Piña Colada,Tequila Sunrise y San Francisco (Sin alcohol). 
Todos intragables para mi gusto.
Los combinados se realizan con unas botellas de marca impronunciable y de sabor lamentable... cualquier marca conocida has de pagar el suplemento o el combinado aparte.
Lo único que se salva es el grifo de superbock que existe en comedor, barras y piscina.
Playa de Oura en Albufeira
El cierre del todo incluído finaliza a las 23.00 horas, posteriormente las consumiciones son de pago.

Ubicación del hotel Albufeira Sol y Spa

Las calles cercanas al hotel cuentan con multitud de restaurantes de todos los estilos posibles y muchos pubs y bares, casi todos ellos orientados a los turistas british... existen calles de tiendas... pero no está en el centro de la ciudad, eso debes tenerlo claro.
El hotel se encuentra a 10 minutos andando de la playa de Oura, para mi gusto una de las más bonitas de Portugal. 
Sobre la playa existe un paseo lleno de chiringuitos y restaurantes, ideal para comer casi sobre la arena o tomar una deliciosa jarra de sangría disfrutando del mar y de las vacaciones. 
De lo más relajante que hice en el año y de lo que más recordaré de estas vacaciones.
Paseando por las calles de Albufeira
Allí tuve el momento de desconexión y el sentimiento de vacaciones que buscas cuando viajas.
Por otro lado, otra visita necesaria, es la del centro histórico de Albufeira que se encuentra a 25-30 minutos andando desde el hotel. (Realmente pensamos que estaba más cerca... pero bueno tocó patear).

Visita al casco histórico de Albufeira


Albufeira es una pequeña ciudad (¿o debería decir pueblo?) con encanto.
Su centro histórico está plagado de tiendas, bares, pubs y restaurantes.
Dispone de varias playas a una de las cuales se sale entre varios túneles horadados
Plaza del casco antíguo de Albufeira.
en la roca y que constituyen una auténtica experiencia.
Pasear por las calles de Albufeira, entre sus tiendas, las terrazas de sus restaurantes, y entre tanto ingles...
Personalmente me traslada a ciertas zonas de las Islas Canarias, donde el ambiente es muy similar, solo que en esta ocasión dentro de la propia península ibérica y sin necesidad de coger avión, lo cual, para los que no nos entusiasma volar, es una opción de lo más sugerente.
Imperdible y del todo recomendable la salida por el tunel a la "Playa del Tunel"donde cenamos en un restaurante sobre la propia playa. 
Delicioso para unas vacaciones un buen pescado regado con una botella de Alentejo. 
(Aprecié sin duda la ubicación, la tranquilidad y el estado "vacaciones" la comida fue simplemente correcta.)

Otras visitas al Algarve desde nuestra base en Albufeira

Como no todo iba a ser Albufeira, existen muchas localidades a visitar en la zona del Algarve, en algunas de las cuales ya estuvimos en otras ocasiones, y a otras que realizamos visitas de nuevo.
Faro, Lagos, Vilamoura, Olhao, Portimao y muchas otras pequeños pueblos costeros... pero eso os lo contaré en nuevas entradas.

Un saludo y buenos viajes.


miércoles, 31 de agosto de 2016

Un par de días en Ávila, ciudad de murallas y de gastronomía

Ávila, la ciudad amurallada por excelencia

Ávila, ciudad de gastronomía y cultura.

Entre muchas de las ciudades que nos quedaban por visitar, se encontraba Ávila.
Al final del verano del pasado año fue cuando tuvimos el gusto de visitarla.
Lo que más nos llamaba de esta ciudad era su fantástico patrimonio histórico y , como no, su gastronomía.
Asi que, aprovechando el final de nuestras vacaciones y que nos quedaba de camino en nuestro viaje hacia el norte, decidimos hacer una visita a una ciudad histórica que para nosotros era totalmente desconocida.
Los famosos y excelentes chuletones de Ávila

La carne abulense como atractivo turístico


Lo primero que pretendía degustar en una parada gastronómica como era esta eran la famosísima carne de Ávila de la cual el chuletón es uno de sus manjares.
En Ávila existen muchos excelentes restaurantes pero entre los más destacados y que más nos recomendaron se encontraban el "Restaurante Bococo", "Siglo XII" y "El Almacén". 
Además, actualmente son estos tres restaurantes los que encabezan el ranking Tripadvisor con cerca de quinientas reseñas positivas cada uno de ellos.
Aunque por cuestiones personales finalmente no probamos ninguno de ellos, nos ha quedado pendiente volver un fin de semana a conocer estos restaurantes.
Eso si, sin probar la carne abulense no nos quedamos... pero eso os lo contaré en otra ocasión... un amigo tuvo la culpa.

La muralla de Ávila


Es, sin duda, el más característico monumento de Ávila y visita obligada si te acercas a esta bonita
Paseo por el entorno de la muralla de Ávila
ciudad.
Se trata de una muralla romana que rodea toda la ciudad y que supuso un importante bastión defensivo para los antiguos abulenses.
Hoy día la muralla de Ávila es Patrimonio de la Humanidad y presume de ser el conjunto histórico amurallado mejor conservado en toda Europa.
La longitud de la Muralla de Ávila es de 2516 metros y nueve puertas la horadan dando entrada al bello casco antiguo.
Todo alrededor de la muralla existe un bonito paseo en el que es un placer caminar observando tan grandiosa y construcción.


2015 El año Teresiano. V Centenario del nacimiento de Santa Teresa


V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesus
Una de las cosas que más nos sorprendió fue la multitud de actividades que había a finales del pasado 2015 en Ávila. 
Se celebraba el V centenario del nacimiento de Santa Teresa.
Toda Ávila estaba engalanada con esta efeméride y aparte de visitar la muralla, se podía visitar la ruta teresiana formada por varias iglesias donde ver las huellas de Santa Teresa en Ávila y con un final en su casa natal sobre la que se ha construido una iglesia con una sala de reliquias y otra de recuerdos.

Pasear y perderse por Ávila. Callejear entre sus calles llenas de historia.

Callejeando por Ávila

Pero de todo, lo que más nos gustó de Ávila fue callejear.
Pasear sin rumbo por unas calles empedradas que son historia viva del siglo de oro español.
Parar en casa esquina, apreciar detalles en la multitud de iglesias, subir a su muralla, pararte en alguno de los miradores elevados donde se aprecia buena parte del entorno de la ciudad,...
Si te gusta pasear, Ávila es una ciudad muy dada al paseo, sin prisas entre la multitud de calles entrelazadas, pequeños callejones que desembocan en la muralla, en una iglesia, en la catedral.

¿Donde alojarnos en Ávila?

Y a la hora de alojarnos en Ávila nos decantamos por el hotel Palacio de Valderrábanos que se encuentra en pleno centro de Ávila, al ladito mismo de la Catedral.
Pese a que podría pensarse que se trata de un alojamiento carísimo por su genial ubicación en pleno centro, lo cierto es que sus precios son ciertamente asequibles 70-75 euros la noche creo recordar.
Palacio de Valderrábanos en Ávila
¿Su ubicación?  Repito ... fantástica.
Se trata de un palacio del siglo XIV, no esperes llegar a un edificio moderno, sus habitaciones recuerdan a las de las antiguas posadas, todo ello con las comodidades que otorgan las cuatro estrellas que acredita.
Las valoraciones en los distintos portales de internet son muy buenas y personalmente a nosotros nos gustó mucho y estuvimos muy cómodos.
Aunque tiene una pega... al ser en pleno centro histórico no hay parking en las inmediaciones y tras los quince minutos que puedes pasar para dejar las maletas, hay que trasladar el coche a 5 minutos andando fuera de las murallas donde hay abundante zona de aparcamiento... no todo iba a ser perfecto.